Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Preferencias cookies

La Sede

El Instituto Cultural Italiano en la Ciudad de México fue creado en 1953 (trece años antes de que se firmara el Acuerdo Cultural México-Italia, ratificado con Decreto Presidencial No. 1364 del 23.08.1966). Su primera ubicación fue un departamento en la calle Varsovia # 22 bis, en la Zona Rosa, luego a principios de los años 60 se trasladó a un edificio en la cercana calle Liverpool, al número 88, alquilado íntegramente por el Consulado Italiano (la planta baja era la Oficina Consular, Cancillería Consular en el primer piso, Oficina Comercial de la Embajada en el segundo piso) donde en el tercer piso el Instituto operó durante unos veinte años. Fue a principios de la década de 1970 que se decidió adquirir la sede del Instituto y la elección recayó en un prestigioso edificio de planta colonial ubicado en el número 77 de la Avenida Francisco Sosa en Coyoacán, que anteriormente había sido la residencia del Embajador de Polonia y que a partir de 1955 fue adquirido por el Reino de Bélgica para convertirlo en la residencia de su Embajador.

Mediante escritura de compraventa entre Italia y Bélgica, el 9 de junio de 1976 el inmueble fue adquirido por la República Italiana para convertirlo en sede del Instituto Italiano de Cultura.

Hoy en día el Instituto se encuentra en el corazón de Coyoacán, sobre Avenida Francisco Sosa, considerada una de las calles más antiguas de México, cuyo trazo se remonta al siglo XVI y cuyo nombre a lo largo del tiempo ha sido Camino Real, Real de Santa Catarina, Calzada de Juárez, hasta tomar el nombre actual de Francisco Sosa, famoso escritor, prefecto e historiador, quien vivió a unos pasos del Instituto, en el número 38.

En la misma calle se encuentran la Casa del Sol, donde Venustiano Carranza redactó parte de la Constitución de 1917; la Casa de Alvarado, donde Octavio Paz vivió sus últimos años; el Museo de la Acuarela, con obras de Saturnino Herrán, Félix Parra y Leandro Izaguirre; la Casa de Cultura Jesús Reyes Heroles, y finalmente, entre otras casas históricas, la de Diego Ordaz, el capitán español que acompañó a Hernán Cortés.

El edificio, de planta colonial, construido probablemente hacia la segunda mitad del siglo XVIII para albergar un convento de monjas, originalmente formaba parte de un conjunto mayor, de aproximadamente 6.000 m2, que se dividió en dos partes. Contiguo al Instituto en el núm. 85, aún se conserva la capilla original del conjunto conventual, hoy habitado por las Misioneras Eucarísticas Franciscanas, cuyo patio con la mitad restante del lote (aprox. 3.000m2) se vendió a particulares en un momento aún no especificado.

Con la alternancia de propietarios, se produjeron numerosas renovaciones (como la construcción de una torre cuadrada sobre la escalera de acceso al primer piso durante el período de residencia del Embajador belga) y hoy el edificio parece bastante ecléctico, mezclando elementos de diferentes épocas y estilos.

Es probable que el terreno en el que se ubica el Instituto perteneciera a María de la Concepción Loreto Cabrera de Armidas (San Luis Potosí, 8 dic. 1862 – Ciudad de México, 3 mar. 1937), beatificada en 2019, quien fundó en vida cinco institutos religiosos, uno de los cuales aún existe (el convento de las Misioneras Eucarísticas Franciscanas), colindando con el IIC.

La fachada del Instituto, formada por un solo edificio de una planta que da a la calle, originalmente de color crema (como la mayoría de las casas de los pueblos), luego repintada en ocre, es ahora de color rojo ladrillo. Presenta características que se remontan a la arquitectura del siglo XVIII: las características ajaracas mudéjares, que se encuentran en las fachadas de otras casas de Francisco Sosa, como la Casa de Diego de Ordaz y la Casa de Alvarado. La fachada, muy alterada en las últimas décadas, presenta hoy una entrada principal y tres ventanas, con marcos de piedra volcánica: la ventana central, formada por un marco de piedra de lava, era originalmente el acceso peatonal al edificio, mientras que la entrada actual era el camino reservado a los carruajes.

La fachada está rematada por una balaustrada salpicada de pilares clásicos enlucidos y pintados de blanco, intercalados con «almenas», típicas de la arquitectura civil y religiosa hispana, probablemente originales.

El interior, que ha sufrido varias reformas y restauraciones (la última realizada en 2001) que han alterado su carácter original, hoy difícil de leer, conserva en parte la personalidad de una casa mexicana de trazo colonial. El corazón del edificio es un patio rodeado en tres de sus lados por pilares de sección cuadrada coronados por arcos de medio punto, con una fuente en el centro cubierta de azulejos tipo talavera poblana de buena confección. Alrededor del patio se sitúan las estancias más interesantes, hoy utilizadas como espacios culturales, caracterizadas todavía por elementos valiosos como grandes chimeneas, vigas de madera y carpintería fina: un auditorio, una biblioteca con más de 30.000 volúmenes, dos salas de exposiciones y una antigua cocina de estilo poblano.

El Instituto conserva también una colección de lienzos del siglo XVIII, de temas religiosos y de discreta hechura, tanto en las salas abiertas al público como en el área de oficinas.

El Instituto opera bajo la autoridad del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional y goza de autonomía operativa. Su objetivo es promover, apoyar y desarrollar las relaciones entre Italia y México en los ámbitos cultural y lingüístico. Es sede de numerosos encuentros, debates y eventos culturales, y alberga también una biblioteca de unos 30.000 volúmenes e imparte cursos de lengua y cultura italiana.